Luis José León Estévez

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Luis José León Estévez

Mensaje  Admin el Dom Mayo 17, 2009 3:55 am

PECHITO Y SUS ANDANZAS

El caso del ex coronel y padre legal de Leonel Fernandez, el Sr. Luis José León Estévez, alias Pechito, y otros personajes siniestros que campean impunemente por sus fueros constituye una afrenta nacional. Pechito está señalado como torturador, responsable de muertes y desapariciones de opositores durante la tiranía de Trujillo, junto a César Rodríguez Villeta, Cándido Torres y José Ángel Rodríguez Villeta, y su participación en la masacre de la Hacienda María, donde fueron ultimados varios implicados en el ajusticiamiento del sátrapa, está documentada como obra maestra de sadismo.

Pechito, el torturador retirado, vive ahora dedicado a sus devociones, participa regularmente en los ritos de una conocida parroquia de Arroyo Hondo y no aparece nadie que lo ayude a purgar sus pecados friéndolo, por ejemplo, en ácido de batería.

Sin embargo, más que quejarnos y lamentarnos en vano, nos corresponde asumir una responsabilidad histórica, aunar las pocas fuerzas dispersas en asociaciones patrióticas y adoptar iniciativas, ejercer responsablemente nuestra pequeña cuota de poder.

Un primer paso sería el de confeccionar afiches y boletines con las fotos y nombres de tantos asesinos sueltos y la historia de sus bellaquerías durante el régimen de Trujillo, confeccionar, por igual, boletines y afiches con las fotos y el historial de banqueros y ladrones de cuello blanco y ponerlos a circular profusamente en Internet, hacerlos llegar como castigo a manos de sus íntimos y descendientes y a la opinión pública en general.

De esta manera podríamos por lo menos someterlos al acoso de la historia, someterlos al escarnio, señalarlos permanentemente con la marca de la infamia y alimentar entre las nuevas generaciones la llama del odio justiciero que tanta falta nos hace.

Admin
Admin

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 17/05/2009

Ver perfil de usuario http://eradetrujillo.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Luis José León Estévez

Mensaje  Admin el Dom Mayo 17, 2009 3:58 am

La noria del rencor
2002-12-05 | RUMBO | carmen imbert brugal
Carmen Imbert Brugal es abogada, comunicadora y escritora dominicana. Perspectiva Ciudadana agradece a la autora el envío de este artículo.

EL rencor paraliza, obnubila. Es inútil. Las querellas sociales, históricas, no se resuelven con el. Se dilatan, prescriben, pierden contundencia, permiten ganancia de causa al adversario. La frase atribuida a un genio del siglo xx ?la inspiración me llega trabajando? se puede parafrasear. El rencor se conjura con la investigación, con la denuncia, con el testimonio, con la militancia constante. Que no se esconda mientras se regatea una canonjía, se espera una embajada, una pensión o la recuperación de un inmueble, mal habido por demás. Que no llegue mientras callo una injuria para que no me enrostren la propia. Que no permita las transacciones ni esas jaculatorias exculpatorias alegando una ética distinta a la que determina la actitud de torturadores y asesinos.

Tal y como fue augurado en el acto de presentación de La Fiesta del Chivo, de la autoría de Mario Vargas Llosa, la publicación de textos escritos por filo trujillistas o trujillistas confesos ha sido profusa a partir de las recreaciones del novelista. Justificaciones y loas se leen por doquier en una sociedad que nada tiene resuelto y de vez en cuando se marea con el vaivén de sus resentimientos. En lugar de datos aquí se transmiten las frustraciones. La estrofa de un poema, hijo del horror de las dictaduras militares del cono sur, no fue aprendida... Porque es mejor llorar que traicionar, porque es mejor llorar que traicionarse. Llora, pero no olvides... Se confundió el olvido con el rencor aleatorio. Ni perseverancia se ha tenido con el encono.

La alharaca provocada cuando en la Secretaría de las Fuerzas Armadas sonó el merengue Recogiendo Limosnas no lo Tumban fue ridícula y mendaz. Después de 41 años del tiranicidio se dieron golpes en el pecho hombres y mujeres que pasaban impertérritos por las esquinas capitalinas donde los buhoneros vendían, en los años 70 y 80, discos de pasta con los merengues del jefe. Los mismos que escuchaban en las fiestas de los centros de diversión las melodías de Luis Kalaf y Luis Alberti. Los que repartían simpatías entre los diferentes partidos del sistema, sin importarles quienes fueran sus compañeros y después caían vencidos en la nómina estatal o en las filas coloradas.

El 18 de noviembre fue el aniversario de la matanza ocurrida en Hacienda María. Allí, Ramfis Trujillo y algunos de sus secuaces- cuyos nombres y apellidos figuran en un expediente olvidado- asesinaron a seis de los hombres involucrados en el atentado contra el sátrapa y luego lanzaron sus cadáveres al mar. Sólo una convocatoria a misa apareció en la prensa. Sólo eso. Sin embargo, fue la época escogida para la presentación de las memorias de Luis José León Estévez, uno de los protagonistas de la masacre. Sirvió la semana también para la presentación de un documental que narra la vida del play boy dominicano Porfirio Rubirosa.

Algunos intentan ahora una bulla emocional ante los hechos. Bravata de vencidos. Farfulla ocasional que no prende en un colectivo que todavía vive las manifestaciones del autoritarismo del que no escapan los anti trujillistas sin capacidad para unirse o para coincidencias ideológicas.

No es proscribiendo que se resuelven los problemas nacionales, la libre exposición de las ideas es fundamental en cualquier sociedad que aprecie la democracia. Ninguna prohibición es acatada en este país por la minoría que se cree impoluta y está enredada entre los apestosos cordones de una complicidad legendaria y rentable. El antitrujillismo real languideció entre cuatro paredes, con la dignidad a cuestas fue sepultado por el silencio para la conveniencia de muchos, el ideológico fue exterminado. Las consecuencias del antitrujillismo coyuntural y tardío están ahí, pobres, sin brillo, hablando desde el rencor, cuando conviene. Por eso a nadie debe ofender el terrible juicio de Patín Maceo citado por León Estévez en Yo, Ramfis Trujillo: ?En vida del Generalísimo éramos tres millones de trujillistas, a su muerte nos convertimos en tres millones de antitrujillistas. Fuimos seis millones de repente.?

Admin
Admin

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 17/05/2009

Ver perfil de usuario http://eradetrujillo.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.